Posted on in techie , geo · 5 minutes

De camino de vuelta a Valencia, me gustaría aprovechar este rato de los dos trenes que tengo hoy para escribir un poco sobre mi experiencia de estos últimos dos días en WeCodeFest 2020. Este evento está organizado por la asociación Cylicon Valley, la misma gente detrás de otra de mis conferencias favoritas, la LechazoConf (que este año voy a intentar repetir por tercera vez).

Qué es WeCodeFest

Esta es la tercera edición de WeCodeFest, el formato es el siguiente: la organización se busca la vida para conseguir un grupo de gente que esté dispuesta a dar un taller de dos horas o una charla de una hora sobre todo tipo de tecnologías, este año fuimos 5 talleres y 3 charlas. Estas actividades se reparten a lo largo de dos días en un espacio con 5 salas en paralelo disponibles. La organización por cierto cubre los gastos de los facilitadores, aliviando un poco el esfuerzo que supone esta actividad para los que aceptamos el reto. ¿Y qué se hace con el resto de los huecos? Pues ahí está la gracia.

Al principio de cada jornada se organiza una dinámica para que la gente se organice de manera totalmente orgánica y se animen a presentar propuestas de actividades. Estas actividades son variadas y se dividen básicamente en tres categorías: grupos de discusión sobre un tema en concreto, charlas tradicionales, y sesiones prácticas al estilo de un mini taller. Para definir la agenda, tras la discusión, las valientes suben a la tarima, se presentan y describen lo que quieren hacer y lo dejan escrito en una hoja. Una vez todas las hojas están colgadas de una pared se reparten tres pequeñas pegatinas a cada asistente que le sirven para votar sus tres actividades preferidas. Una vez todos los asistentes han votado se conforma la escaleta del día según los resultados y se puede empezar.

Es un sistema que requiere por parte de la organización bastante coordinación y agilidad, pero que en WeCodeFest funcionó como un reloj suizo y gracias a la cantidad de propuestas, conformaron un evento tremendamente variado. Hubo actividades para todos los gustos: discusiones sobre temas de diversidad, otras sobre salud y bienestar de los trabajadores de las TIC, temas éticos, y por supuesto todo tipo de temas técnicos a todos los niveles. Había algo para todo el mundo. Podéis consultar la agenda que resultó y si no veis nada que no os guste, pues yo ya no sé.

Creo que este formato abierto y la capacidad del espacio (la Escuela de Ingeniería Informática de Valladolid) para ofrecer espacios diferentes incluyendo zonas para descansar, facilita que la diversidad y capacidad del evento para acoger todo tipo de perfiles; desde gente joven que aún está estudiando, a familias con bebés o críos pequeños donde los padres podían turnarse para participar en las actividades. Fue la primera vez que di clase con una pequeña echando la siesta 😄.

Mi participación

En cuanto a mi participación en particular, en principio me propusieron un taller de Postgres, pero al haber cambiado de trabajo y no tener que darlo con nadie más, decidí proponer un taller de temas geoespaciales con Elastic; en parte lo hice para forzarme a mejorar mi conocimiento de los productos y en parte porque estoy seguro de que es un trabajo que voy a reutilizar mucho en otros eventos. No hay nada como tener que impartir una clase o taller para repasar y afianzar conceptos. Tengo ya demasiada experiencia en este tipo de actividades como para ponerme nervioso pero aún así, consciente de las altas probabilidades de estar delante de gente que sabía mucho más que yo de Elasticsearch, padecí el clásico síndrome del impostor a niveles que hacía tiempo no sufría en un evento.

Tuve dos horas y llevaba tal vez demasiado contenido; hubo también algún problema para que los asistentes pudieran configurar el laboratorio en sus máquinas, por suerte hace tiempo que no me fío de las redes en las universidades así que iba preparado. Personalmente me he quedado satisfecho del resultado, y encima me he forzado a desarrollar una base estupenda para así seguir afinando el contenido, y de paso una buena excusa para para profundizar en las tecnologías de Elastic. Al final como siempre, maestro de casi nada y aprendiz de todo (React/TypeScript edition).

Conclusión

Valladolid es una ciudad manejable y con mucho que ofrecer, el equipo de Cylicon Valley tiene ya un track de éxito y madurez que hace que puedas fiarte de cualquier cosa que organicen, y el formato de WeCodeFest es tan abierto que es muy difícil irte sin aprender algo nuevo, sin conocer alguien interesante, sin una sensación de haber aprovechado estos dos días al máximo, y si no me creéis podéis echar un vistazo a #wecodefest.


Do you want to comment anything? please reach out to me on twitter, linkedin, or the contact form.